Páginas vistas en total

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Canción de alabanza

Mi madre fue una mujer de la tribu errante.
padeció la esclavitud en Egipto;
entonces se dirigió al Dios de nuestras madres
Sara, Agar, Rebeca, Raquel, Lía.
Alabad@ sea Di*s que escucha, por siempre.

Mi madre fue guerrera, juez y ramera.
Dios la llamaba de vez en cuando
para salvar y liberar a su gente:
Miriam,(Rahab), Yael, Débora, Judit, Tamar.
Alabad@ sea Di*s que salva, por siempre.

Mi madre fue una judía galilea.
tuvo un hijo maravilloso
que fue perseguido, odiado y ejecutado…
María, madre de todas las penas.
Alabad@ sea Di*s que da fuerza, por siempre.


Mi madre fue una testigo de la resurrección de Cristo,
la apóstol de los apóstoles.
rechazada, olvidada, proclamada prostituta.
María Magdalena vanguardia de la iglesia de las mujeres
Alabad@ sea Di*s que vive, por siempre.

Mi madre fue apóstol, profeta, fundadora y maestra,
llamada al discipulado de iguales,
dotada de poder por el Dios Sofía de Jesús.
Marta, Febe, Junia, Priscila, Mirta, Ninfa, Tecla.
Alabad@ sea Di*s que llama por siempre.

Mi madre fue una mujer cristiana llena de fe.
una mística, una mártir, una hereje,
una santa, una mujer compasiva.
Una nativa americana, una esclava negra, una inmigrante pobre,
una mujer sabia.
Digamos con ella, en cada generación:
Alabad@ sea Di*s  que nos representa a todas nosotras.
 Amén.

Elisabeth Schüssler Fiorenza

sábado, 17 de noviembre de 2012

Y seguí cantando

"Tantas veces me mataron
tantas veces me morí"
Como la cigarra M.E. Walsh





El día miércoles 14 de noviembre del año en curso la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad el proyecto de Ley original de tipificación del femicidio en el código penal, agravando las penas en los casos de homicidios de mujeres cometidos por sus parejas actuales o pasadas; estableciendo una pena de hasta prisión perpetua.
Cuando hablamos de femicidio estamos hablando del caso más extremo de violencia contra las mujeres. En el primer semestre de este año, según datos de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, 119 mujeres fueron víctimas de femicidio en nuestro país.
Leyendo notas y opiniones al respecto, todavía no leí la Ley aprobada, me preguntaba si este paso resulta suficiente… Y concluí que no.
No hay lugar a dudas en cuanto a que es un paso muy importante y necesario, porque por algún lado hay que empezar, con la amenaza de una pena mayor o la imposibilidad de plantear ciertos agravantes quizás se pretende asustar a los agresores, pero si pensamos en hombres que ya han agredido a sus mujeres, muchos han sido excluidos del hogar por las mismas o por la justicia y reiteran la agresión hasta causar la muerte, parece que la amenaza podría no resultar eficiente. Y el castigo, en todo caso, llega tarde; con una víctima de homicidio a la que nadie escuchó, ni defendió.
La ley aprobada es importante para que empecemos a hablar de Femicidios con todas las letras y hablemos menos de “crímenes pasionales.” Sería bueno que estuviera acompañada de políticas de contención de mujeres que sufren violencia, dado que las existentes resultan insuficientes, contención psicológica  y también económica;  políticas de concientización sobre la igualdad de derechos de las mujeres, para que dejemos de ser tratadas como objetos; políticas de educación sobre los mismos aspectos; políticas que lleguen a tiempo para salvar vidas.
Quizás sueno como una eterna inconforme, quizás lo sea. Esta ley es importante pero no nos podemos conformar, hoy más que nunca hay que repudiar la violencia de género y exigir a nuestros representantes la implementación de las políticas necesarias para proteger nuestras vidas; por las 119 víctimas de este año en nuestro país; por las 289 del año pasado; por nosotras, por la que vendrán detrás, por un país mejor para todos y todas, NI UNA MUERTA MÁS. 


"Tantas veces te mataron, 
tantas resucitarás, 
tantas noches pasarás 
desesperando. 
A la hora del naufragio 
y la de la oscuridad 
alguien te rescatará 
para ir cantando".


Conceptos básicos sobre femicidio en http://www.ysihablamosdederecho.blogspot.com.ar/2011/09/una-cara-de-la-violencia-de-genero-el.html


domingo, 11 de noviembre de 2012

Pensando...




En borrador, pensando.
Anoche escuchábamos a un patricio, personalizando a Saavedra, contar a modo de gracia como habían intervenido los patricios en el Cabildo Abierto en tiempos de la "Revolución"  de mayo de 1810. Y contaba que los patricios, conociendo a sus vecinos, dejaban entrar en mayor número a los que estaban a favor de la "liberación" y en menos a los que pretendían seguir vinculados a España. Miradas que iban y venían entre el público y yo pensaba "¿Eso está bueno?"
Más allá de que esa sea la versión de la historia que ha llegado a oídos del soldadito en cuestión, me dejó pensando en el día a día, en lo cotidiano.
Pensaba que a veces estamos tan convencidos de algo que directamente nos negamos a mirar siquiera lo que se le opone; a veces, incluso, le negamos existencia.
Hoy lo hablaba con Elsita. Tan inteligentes que nos creemos, quedamos a un paso de la necedad.
Ella me contaba que, cuando era una jovencita, le habían enseñado que había que leer lo que leía el enemigo para poder tener argumentos para contestarle. Hoy razonabamos juntas que, quizás, está bueno escuchar al que piensa distinto (lo de "enemigos" en tiempos democráticos creo que no va), porque, quizás, escuchando y dialogando logramos alcanzar una parte de la realidad que no habíamos alcanzado, incluso para poder, después, fortalecer nuestra posición y nuestros argumentos, los dos, el otro y yo.
Pensaba en un hermanito que me contaba que, ante sus cuestionamientos, le habían dicho algo así como que ciertas cosas no se cuestionaban porque ya se las había pensado antes de establecerlas y pensaba en algunos a los que les parecería una burrada si hablamos de la iglesia, y se cerrarían totalmente si lo planteamos en política.
Pienso que Dios fue tan sabio al hacernos distintos y nosotros tan chiquitos cuando silenciamos la diferencia.
Yo no necesito explicarle a nadie quien soy, pero si me animo a contarme y tomo lo que el otro me puede dar de si, quizás del intercambio salgo un yo mejor.
Y pienso, pienso y pienso...
Y, hoy, concluyo que, como dice la canción, "la belleza de la trama le viene de lo complejo"