Páginas vistas en total

domingo, 11 de noviembre de 2012

Pensando...




En borrador, pensando.
Anoche escuchábamos a un patricio, personalizando a Saavedra, contar a modo de gracia como habían intervenido los patricios en el Cabildo Abierto en tiempos de la "Revolución"  de mayo de 1810. Y contaba que los patricios, conociendo a sus vecinos, dejaban entrar en mayor número a los que estaban a favor de la "liberación" y en menos a los que pretendían seguir vinculados a España. Miradas que iban y venían entre el público y yo pensaba "¿Eso está bueno?"
Más allá de que esa sea la versión de la historia que ha llegado a oídos del soldadito en cuestión, me dejó pensando en el día a día, en lo cotidiano.
Pensaba que a veces estamos tan convencidos de algo que directamente nos negamos a mirar siquiera lo que se le opone; a veces, incluso, le negamos existencia.
Hoy lo hablaba con Elsita. Tan inteligentes que nos creemos, quedamos a un paso de la necedad.
Ella me contaba que, cuando era una jovencita, le habían enseñado que había que leer lo que leía el enemigo para poder tener argumentos para contestarle. Hoy razonabamos juntas que, quizás, está bueno escuchar al que piensa distinto (lo de "enemigos" en tiempos democráticos creo que no va), porque, quizás, escuchando y dialogando logramos alcanzar una parte de la realidad que no habíamos alcanzado, incluso para poder, después, fortalecer nuestra posición y nuestros argumentos, los dos, el otro y yo.
Pensaba en un hermanito que me contaba que, ante sus cuestionamientos, le habían dicho algo así como que ciertas cosas no se cuestionaban porque ya se las había pensado antes de establecerlas y pensaba en algunos a los que les parecería una burrada si hablamos de la iglesia, y se cerrarían totalmente si lo planteamos en política.
Pienso que Dios fue tan sabio al hacernos distintos y nosotros tan chiquitos cuando silenciamos la diferencia.
Yo no necesito explicarle a nadie quien soy, pero si me animo a contarme y tomo lo que el otro me puede dar de si, quizás del intercambio salgo un yo mejor.
Y pienso, pienso y pienso...
Y, hoy, concluyo que, como dice la canción, "la belleza de la trama le viene de lo complejo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario