Páginas vistas en total

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Canción de alabanza

Mi madre fue una mujer de la tribu errante.
padeció la esclavitud en Egipto;
entonces se dirigió al Dios de nuestras madres
Sara, Agar, Rebeca, Raquel, Lía.
Alabad@ sea Di*s que escucha, por siempre.

Mi madre fue guerrera, juez y ramera.
Dios la llamaba de vez en cuando
para salvar y liberar a su gente:
Miriam,(Rahab), Yael, Débora, Judit, Tamar.
Alabad@ sea Di*s que salva, por siempre.

Mi madre fue una judía galilea.
tuvo un hijo maravilloso
que fue perseguido, odiado y ejecutado…
María, madre de todas las penas.
Alabad@ sea Di*s que da fuerza, por siempre.


Mi madre fue una testigo de la resurrección de Cristo,
la apóstol de los apóstoles.
rechazada, olvidada, proclamada prostituta.
María Magdalena vanguardia de la iglesia de las mujeres
Alabad@ sea Di*s que vive, por siempre.

Mi madre fue apóstol, profeta, fundadora y maestra,
llamada al discipulado de iguales,
dotada de poder por el Dios Sofía de Jesús.
Marta, Febe, Junia, Priscila, Mirta, Ninfa, Tecla.
Alabad@ sea Di*s que llama por siempre.

Mi madre fue una mujer cristiana llena de fe.
una mística, una mártir, una hereje,
una santa, una mujer compasiva.
Una nativa americana, una esclava negra, una inmigrante pobre,
una mujer sabia.
Digamos con ella, en cada generación:
Alabad@ sea Di*s  que nos representa a todas nosotras.
 Amén.

Elisabeth Schüssler Fiorenza

3 comentarios:

  1. Que te sonría el Di*s de Sara.
    Te vea el Di*s de Agar.
    Te haga justicia el Di*s de Dina.
    El Di*s de Séfora y Puá te dé coraje;
    el de Miriam te haga libre.

    ResponderEliminar