Páginas vistas en total

viernes, 31 de agosto de 2012

Territorio del encuentro

"La mesa" de Peteco Carabajal
Tomado de www.youtube.com

Las comidas de Jesús ocupan un lugar considerable en la tradición evangélica; resultaron una buena técnica para hacer presente el Reino; incluso hay quien sostiene que Jesús murió por la forma en que comía. Muchas veces Jesús comparte la mesa con personas que no gozaban de buena reputación (Mc 2, 14-17; Lc 19, 1-10; entre otras); lo que generaba mucha critica entre los fariseos y otros grupos de su tiempo.
En todas las sociedades las comidas poseen un enorme valor simbólico, reproducen a escala reducida el sistema social y su organización jerárquica; sirven, al mismo tiempo, para unir a los que las comparten y separar a los que no. En el pueblo de Jesús, en su época, había muchas reglas de pureza que establecían, entre otras cosas, con quien podías comer y con quien no. Por eso las comidas de Jesús armaban tanto revuelo; se puede considerar que en si mismas resultaban como un tipo de crítica social a las formas de la época; saliendo de las jerarquías y proponiendo una mesa de familia, una mesa de iguales; comidas contraculturales que hacían presente al Reino incluyendo a los que siempre estaban afuera.
Y ¿qué pasa hoy? ¿Cómo son nuestras mesas? Porque nos movemos entre varias ¿no?
¿Qué pasa con la mesa de Jesús? ¿Nos interpela? ¿Con quién comería Jesús hoy?
A veces me escucho diciendo "yo a este, a esta, no los quiero en mi mesa." A veces me pregunto, si por cuidar tanto de nuestra mesa, cada vez más chiquita, rígida, sorda y limitada no nos estamos perdiendo la fiesta que Jesús está compartiendo en otra parte...

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Por mi parte, y lo sabés, vengo bastante selectivo: no quiero que me sienten en cualquier mesa y no tengo ganas de sentar a cualquiera en la mía.
    Lo ideológico me pesa; al menos lo asumo.

    ResponderEliminar
  3. ups! borré mi comtario! ahí va devuelta... no se iban a salvar... iagual ahora que lo vuelvo a leer veo que, como tantas otras veces, yo comento otra cosa... se me disparan las cosas, no creo que mejore, se pondrá peor!


    "la mesa" compartida, la comida, la compañía, la comunicación, los ruidos, los olores, los sabores y colores, es el punto algido, el climax, de todo un recorrido, desde quién y qué prepara, el/los que ponen y sacan la mesa, el/los que lavan los platos y los guarda... el servicio siempre parace estar por debajo de todo como trama, sostén de otras cosa que a simple vista parecen mas importantes... y ahí están las mujeres y los hij@s de mujeres, la suegra de Pedro, Marta...fuera de la foto de "la mesa" pero haciendola posible.

    ResponderEliminar